Noticias Informatica Mantenimiento Empresas Tecnologia

En verano, con las altas temperaturas, resulta especialmente necesario controlar de manera continuada la temperatura a la que trabaja nuestro equipo portátil. Estos sistemas, al estar diseñados de forma compacta y con el menor tamaño posible, son muy propensos a alcanzar altas temperaturas, que pueden afectar a largo plazo al rendimiento y correcto funcionamiento de los componentes internos. Por ello, en este artículo ofrecemos unos consejos para mantener una temperatura adecuada en nuestros equipos y evitar posibles errores debidos al calor.

En primer lugar, podemos optar por una base de refrigeración extra. Estos dispositivos suelen conectarse a un puerto USB para alimentarse y ofrecen un par de ventiladores situados en la parte inferior del portátil, lo que permite reducir la temperatura considerablemente y establecer una posición más elevada para nuestro equipo, promoviendo una refrigeración pasiva al permitir que el aire circule con mayor facilidad por el interior.

Otra clase de consejos van orientados a la limpieza y mantenimiento del equipo, limpiando correctamente las rejillas de ventilación y todas las entradas y salidas de aire del equipo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR