Noticias Informatica Mantenimiento Empresas Tecnologia

Para realizar una promoción completa de un sitio web es necesario conocer todas las herramientas y distintas plataformas que nos ofrece Internet para hacernos llegar hasta nuestro público. En este sentido resulta evidente pensar que cuanta más audiencia tenga un medio, mayor será la repercusión de los anuncios en él, y llegarán a un mayor número de clientes potenciales.

En la actualidad es indiscutible que el gran medio de consumo en cuanto a redes sociales es Facebook. Con más de 1100 millones de usuarios en el año 2013, representa la mayor parte de audiendia digital en toda la red, con un porcentaje muy alto de usuarios activos (que acceden a la web cada pocos días o diariamente) y existiendo versiones disponibles en más de 100 idiomas. Por todo ello, el paso natural para esta plataforma era crear su propio sistema publicitario, donde los anunciantes puedan llegar a su público objetivo de manera eficiente y poco intrusiva.

Facebook Ads tiene una serie de ventajas fundamentales que no ofrecen otras plataformas de anuncios de pago por click:

 

En primer lugar, y quizás la más importante, sea la capacidad de segmentación del público objetivo del anuncio. Facebook tiene acceso a los datos de los perfiles de todos los usuarios, donde suelen indicarse información personal verídica de cada persona. Por lo tanto, casi podemos garantizar que los datos que los usuarios rellenan son los correctos. De esta forma, es posible concretar una franja de edad de los usuarios para los cuales será visible nuestro anuncio, una ubicación geográfica concreta o datos mas pequeños pero de vital importancia en el mundo del marketing (usuarios que sean fans o visiten habitualmente páginas de la competencia, descubriendo clientes interesados en el sector y que actualmente utilizan otros servicios).

Por otro lado, dada la naturaleza de la red social, nuestros anuncios pueden compartirse y recomendarse entre los usuarios, adquiriendo un valor añadido si se transmite nuestro mensaje a través de usuarios ajenos a nuestra entidad, con un mayor grado de confianza entre otros usuarios (más aún teniendo en cuenta que pueden tratarse de amigos reales). Este fenómeno de viralización es la base de la comunidad de usuarios en Internet, anuncios divertidos o curiosos que aumentan la fama de una empresa hasta límites insospechados, con una inversión publicitaria inicial mínima.

Todos nuestros resultados podrán ser medidos y analizados a través de informes completos realizados por Facebook, permitiendonos interactuar con nuestra masa de público generando nuevos anuncios, sorteos promocionales, juegos o encuestas. Este es un paso más de implicación con los destinatarios de nuestras campañas, que no es ofrecido por ningún otro servicio de publicidad online tradicional.

Pasos para crear una campaña efectiva en Facebook Ads


En primer lugar debemos especificar el producto o servicio que se desea promocionar, así como el objetivo general de la campaña. Para simplificar, Facebook ofrece objetivos predefinidos para aumentar tu visibilidad en la red social (mediante la obtención de un mayor número de acciones de Me Gusta) o para promocionar de manera automática las distintas publicaciones que se van creando en tu página de empresa. Toda la campaña girará en torno a promover una página de fans, perfil de empresa o un sitio externo a Facebook (página web corporativa o landing page, por poner dos ejemplos).

Seguidamente pasaremos a crear el anuncio propiamente dicho, el fragmento de texto e imágenes que los usuarios verán en los paneles laterales destinados a la publicación de ads. En general los anuncios contendrán un pequeño texto personalizado, donde se pueden destacar los productos o servicios ofrecidos por tu empresa, o incluir un conjunto de historias patrocinadas que aparezcan en el muro de los usuarios, con la posibilidad de añadir widgets para hacerse fan o hacer Me Gusta directamente.

En el tercer paso nos encargaremos de segmentar la publicación del anuncio, seleccionando nuestro tipo de cliente ideal, el que con mayor probabilidad clickeará el anuncio y utilizará nuestros servicios en un futuro. Este paso es fundamental en cualquier campaña de marketing, y Facebook nos provee de multitud de información sobre el público objetivo que deseamos alcanzar. Así pues, podremos especificar que nuestro anuncio se muestre solo a usuarios con edades concretas, lugares específicos, o con una serie de parámetros que solo existen en Facebook (lista de aficiones, categoria o intereses del usuario).

Por último, antes de que nuestro anuncio aparezca en la red social, tendremos que especificar el presupuesto máximo que estamos dispuestos a invertir en nuestra campaña. Este tema puede resultar muy difuso, pero nuestro éxito dependerá en parte de la cantidad de dinero inicial que podamos gastar en este tipo de anuncios. Es evidente que un presupuesto excesivamente limitado no nos permitirá llegar a un gran número de usuarios, y nuestros anuncios dejarán de aparecer tanto como quisieramos. Por otro lado, también es necesario tener muy claro la segmentación del paso anterior, para evitar alcanzar usuarios que no se ajustan a nuestro tipo de cliente o que no están interesados con seguridad en nuestros servicios.

Para revisar y controlar todo, Facebook pone a su disposición un apartado de análisis y optimización de campaña, donde contaremos con gráficos y datos avanzados sobre la evolución de nuestra campaña de anuncios, y podremos tomar las medidas necesarias cuando detectemos patrones de actuación de los usuarios o queramos cambiar la estrategia de marketing de campaña.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR